Mima tu corazón


Caminando con los bastones de MN estamos implicando prácticamente a la totalidad del cuerpo, ya que en cada paso que damos hay tres apoyos (o cuatro, en función del nivel técnico); los pies y los bastones (brazos).
Es decir, entra en juego la musculatura de apoyo y propulsión, tanto del tren inferior como superior del cuerpo, y también la musculatura estabilizadora del tronco. Utilizamos los bastones para avanzar, para impulsarnos.
A mayor número de grupos musculares en acción mayor gasto energético, mayor demanda cardiovascular.
Además hay otro factor muy interesante en cuanto al rendimiento cardiovascular, que es la eficiencia que se consigue en el retorno venoso y drenaje linfático. Es consecuencia del elemento técnico “abrir y cerrar” de la mano. En cada paso que damos se abre una mano y se cierra la otra. Esto ejerce un efecto de bombeo que facilita la circulación de retorno.

Mucho más que caminar! Actividad física más completa que caminar!