Historia


Se tiene constancia que en los años 30 los esquiadores de fondo y atletas que combinaban distintas disciplinas nórdicas, en épocas del año en las que apenas había nieve, utilizaban como medio de entrenamiento la “marcha esquí”, tratando de reproducir los movimientos del esquí de fondo pero sin los esquíes o con raquetas de nieve.
En 1992 aparece bibliografía que hace referencia al “Pole Walking”, que se caracterizaba por utilizar bastones de esquí para añadir los movimientos típicos de los brazos durante la marcha.
Pero es en 1997 cuando aparece el término “Nordic Walking” (marcha nórdica) cuando son presentados los resultados
de la memoria elaborada por un estudiante finlandés sobre “Caminar con bastones” utilizando la técnica diagonal del esquí de fondo con unos bastones específicos.
En la actualidad en los paises nórdicos se convirtió en un hábito más en el día a día. Concretamente en Finlandia se superan los 900.000 practicantes. En España se superan los 8.000 practicantes y en Galicia aun se está empezando a promover.
Se calcula que el mundo hay sobre 25 millones aficionados a la marcha nórdica.